Buscar
  • Stephanie Oviedo MD

MARIHUANA MEDICINAL, ¿ESTIGMATIZADA?


Existe mucha confusión en referencia al uso de la marihuana como medicación. Aún con toda la difusión que han tenido las nuevas reglamentaciones; como por ejemplo la legalización de su consumo en muchos territorios, el incremento de su consumo de forma terapéutica y la capacitación entre la comunidad médica, todavía algunas personas al escuchar ‘marihuana medicinal’ piensan que se trata de encender un cigarrillo con la droga y fumarlo por placer. Este tipo de terapia va mucho más allá e implica buscar toda la información y evidencia disponible para no juzgar sin fundamentos.


Primero, aclaremos conceptos.


  • La planta se llama Cannabis Sativa. Los derivados de ésta son Cannabinoides, sustancias que causan los diferentes efectos farmacológicos de la misma.

  • Los cannabinoides más conocidos son: THC o tetrahidrocannabinol y CBD o cannabidiol.

  • El THC es el responsable de que las personas experimenten esa sensación ‘elevada’ particular cuando se drogan, por eso una gran parte de las medicaciones a base de esta planta tienen poco o nada de este producto.

  • El CBD es el componente más usado para la fabricación de medicación a base de esta planta.

  • Aceite, pastillas, solución oral, gel, inclusive supositorios, entre otras formas de consumo.



Se han documentado beneficios en personas que sufren de dolor crónico y de ansiedad. En pacientes con epilepsia el CBD sirve como tratamiento a convulsiones que son difíciles de manejar con medicación regular. Casos con síndrome de Tourette; (trastorno del sistema nervioso en el que la persona afectada realiza movimientos repetitivos, constantes y sonidos no intencionales) al usar medicación con CBD se evidencia mejoría de la severidad del cuadro.


También se usa en personas que pierden peso debido a otras enfermedades como cáncer o SIDA, ya que se comprobó que incrementa el apetito. Y en el manejo de las náuseas y vómitos en pacientes que están recibiendo quimioterapia.



Una historia que te invito a conocer es sobre la niña Charlotte Figi; quien tenía el síndrome de Dravet, una forma rara de epilepsia que no se controlaba con medicamentos; lo que la llevaba a padecer de convulsiones con una frecuencia desmesurada, 1 cada media hora y hasta 300 convulsiones por semana.


Stanley Brothers; una empresa dedicada al cultivo de marihuana en Colorado, cruzó una cepa de marihuana alta en CBD y baja en THC, su ingrediente psicoactivo.


Obtuvieron un nuevo producto al que llamarían Charlotte’s Web (Telaraña de Charlotte) ya que después de que Charlotte comenzó a tomar el aceite de CBD, hubo una fuerte disminución en las convulsiones. Comenzó a jugar, comer y hacer conexiones como no lo había hecho antes. Esto incitó a un cambio en la perspectiva sobre el uso de la marihuana de forma medicinal. En junio de 2018, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. aprobó la solución oral de Epidiolex (cannabidiol como ingrediente terapéutico) para el tratamiento de las convulsiones en dos formas de epilepsia, el síndrome de Lennox-Gastaut y el síndrome de Dravet (el trastorno con el que cursaba Charlotte), para niños de dos años de edad o mayores.



La dosis va a depender de cada situación específica, y siempre evaluando la implicación de los efectos adversos en su uso continuo. ¿Cuáles efectos secundarios se atribuyen al consumo de la marihuana?

  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares, mareos, tiempo de reacción lento, somnolencia, pérdida de memoria a corto plazo, problemas para concentrarse, confusión entre otros.

  • El uso de marihuana a través del cigarrillo o vaporizada tiene implicación en nuestros pulmones a largo plazo; lo que se demuestra en casos de tos crónica y producción de flema. De igual forma, al dejar de fumar la marihuana permanentemente, se evidencia la reducción de estos síntomas.

  • Todavía no es clara la asociación entre el consumo de cannabis y la Enfermedad Obstructiva Crónica, trastornos pulmonares o empeoramiento de la función o capacidad pulmonar.


Cada país tiene leyes diferentes para la implementación de tratamientos en base a derivados de la marihuana. En Estados Unidos, más de la mitad de los estados han aprobado su uso medicinal pero todavía quedan algunos en los que se estigmatiza su uso como terapia alternativa. En Latinoamérica hay varios países que aún no contemplan reconocer y debatir que existe una oportunidad de ahorro en salud. Se dejaría de gastar en medicamentos que funcionan para lo mismo pero suponen un gasto mayor (por ejemplo: en el manejo del dolor crónico donde sería menos costoso y menos adictivo tratar al paciente con marihuana medicinal, que con opiáceos como la morfina). Los hechos demuestran que en la marihuana medicinal hay una herramienta importante en el manejo de enfermedades y mejora de dolencias.











References

The Health Effects of Cannabis and Cannabinoids

The Current State of Evidence and Recommendations for Research (2017)


https://www.health.harvard.edu/blog/medical-marijuana-2018011513085


https://www.nytimes.com/2020/04/09/us/charlotte-figi-dead.html



7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo