Buscar
  • Stephanie Oviedo

¿Has escuchado el término “Contaminación Cruzada”?



Sólo en Estados Unidos, más de 48 millones de personas se enferman al año a causa de la contaminación cruzada de alimentos. Pero, ¿sabes a que se refiere? Esto sucede cuando los alimentos que vas a consumir, generalmente ya cocidos, entran en contacto con gérmenes que se encuentran en superficies, utensilios de cocinas entre otros. Un ejemplo de esto: Cortar una fruta con un cuchillo que previamente fue utilizado para cortar carne cruda y este último no fue desinfectado correctamente.


Se han identificado decenas de microorganismos responsables de las intoxicaciones alimentarias, algunos nombres ya los habrás escuchado: tales como la salmonela y la escherichia coli, entre muchos más. Los síntomas van desde náuseas, vómitos, diarrea hasta casos graves donde se requiere hospitalización y tratamiento agresivo. Infortunadamente hay gente que muere por esto, he aquí la importancia de tomar medidas.



Lo primero que quiero que hagas es revisar cómo está ordenada tu nevera. ¿separas los alimentos de la forma correcta?. Todas las carnes, sean pollo, pescados, carnes rojas, deben ir en un compartimento aparte, empacadas cada una SIN que gotee sangre u otro tipo de líquido. Si no las vas a consumir el mismo día, lo mejor es congelar en porciones. Cuando quieras descongelar, la manera recomendada es pasando el recipiente del congelador a la parte menos fría de la nevera. Los huevos deben ir guardados dentro de la nevera; si es posible en su empaque original, NO en la puerta de esta, ya que al abrir y cerrar la puerta expones a los huevos a cambios de temperatura que afectan su calidad. Esto aplica también para quesos, leche de vaca y yogurt. Frutas y verduras lo más lejos posible de las carnes, y además lavadas y secadas antes de guardarlas.


Al momento de preparar y cocinar tu comida tienes que tomar precauciones. IMPORTANTE: LAVADO DE MANOS. Una medida tan sencilla y tan eficaz. Lávate las manos antes, durante y después de la preparación de la comida. Si tienes que detenerte un momento para atender una llamada o ir al baño, lávate las manos y repite el procedimiento al reanudar. La tabla de cortar, platos y los utensilios que utilices para manipular los alimentos crudos deben lavarse inmediatamente después de su uso. Lo ideal sería que tuvieras diferentes tablas de cortar, pero cuando no es posible; cada que la utilices limpiala cuidadosamente, procurando que no quede ningún resto ni sustancia cruda. Lo mismo aplica para las toallas de cocina; pueden quedar restos de alimentos o fluidos de los mismos así que ten a disponibilidad varias de éstas y las que ya estén sucias van al lavarropa con agua caliente.


Asegúrate que los alimentos estén bien cocidos, las temperaturas altas matan a la gran mayoría de bacterias, virus u hongos que pueden causar enfermedad. No dejes los alimentos ya cocidos por horas afuera de la nevera. Guarda los restos de comida en tuppers o empaques bien sellados en un plazo de no más de 2 horas si la temperatura ambiente no es muy alta. Si hace mucho calor lo ideal es que estén menos de 1 hora por fuera de la nevera ya que los microorganismos se multiplican rápidamente.


Nadie está exento de contraer una enfermedad por contaminación cruzada, especialmente nuestros niños más pequeños y los adultos mayores. Recuerda, la prevención es clave para el mantenimiento de una buena salud.




10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo