Buscar
  • Stephanie Oviedo MD

DOCTOR GOOGLE


Sean sinceros, ¿Quién de los que me está leyendo ahora mismo cuando siente algún síntoma raro, lo primero que hace es entrar al buscador Google e indagar por esto?. Es muy común y la gran mayoría lo ha hecho más de una vez. Eso no es todo, lo peor viene después de encontrar toneladas de información difícil de entender y generalmente de carácter trágico y pesimista; muchos creen que padecen algo grave e inclusive que hasta tienen una enfermedad terminal. Ni hablar de las personas que son hipocondríacas (aquellos obsesionados con la idea de que tienen una enfermedad grave no diagnosticada), esta práctica de buscar en internet cualquier síntoma es muy frecuente en este grupo de la población haciendo aún más difícil de sobrellevar su condición.


No me tomen a mal, yo estoy de acuerdo en que hay que sacar provecho a la herramienta tan poderosa que es el internet. Grandes cambios en la forma de abarcar ciertos casos médicos se han hecho posible por la interacción que permite, enfermedades de las que antes se tenía poco conocimiento ahora se miran desde otra perspectiva porque alguien compartió su diagnóstico a través de la red, o se publicó en alguna revista científica y luego se tuvo acceso a esta información por medio del ciberespacio. Lo que no comparto es que esta búsqueda de respuestas se haga de forma irresponsable y se obtengan referencias de sitios nada confiables. Algunos llegan al punto de automedicarse sin imaginarse las consecuencias que puede traer ingerir fármacos no adecuados para lo que en verdad tendrían y que hasta tengan alguna interacción con una enfermedad de base.



La conducta médica está regida por algo que se llama ‘Medicina basada en la evidencia’, que consiste en la toma de decisiones en base a investigaciones regidas por el método científico. Este método es bastante riguroso, consta de una serie de pasos que tienen como finalidad asegurar que los resultados obtenidos son ciertos. Y no solo eso, estos resultados son sometidos a revisiones constantes para reforzar la credibilidad y calidad de la información que se va a compartir. Así que, cuando tu doctor te recomienda que sigas un tratamiento específico; lo hace primero a través de ideas que han sido validadas por la ciencia y segundo, relacionando ese conocimiento con tus características como individuo: que es lo que en realidad necesitas según tus antecedentes, las enfermedades previamente diagnosticadas, el entorno en que vives, etc.


Por todo esto y más yo te aconsejo que acudas primero a nosotros los médicos para aclarar cualquier duda. Pide una cita prioritaria al consultorio del doctor que te atiende; si no es posible en el momento, hay otras herramientas disponibles que puedes utilizar. Sé de muchos profesionales de la salud que hacen telemedicina o consultas vía videollamadas. También algunos responden a las inquietudes vía Whatsapp. Aunque las consultas presenciales son lo ideal porque se necesita de un buen examen físico para completar tu historia, confía que cuando nos parezca que es algo de gravedad se van a tomar las medidas necesarias y se te derivara a un centro de emergencia si así lo amerita.


Aún así, como se que el internet hace parte de nuestras vidas y es inevitable para algunos explorar, déjame darte un par de páginas web que te pueden ayudar a encontrar información veraz MIENTRAS tu médico te responde (ya que Dr Google nunca va a reemplazar la comunicación que establezcas con tu doctor de cabecera): e-lactancia.org Para las madres lactantes que se preguntan si algún alimento o medicamento que van a ingerir pasa a través de la leche materna y tendría efectos. webmd.com Este es un sitio que cuenta con médicos certificados que revisan el contenido regularmente y se aseguran de que la información sea sólida.


Bien dicen que el conocimiento es poder, pero asegúrate que sea basado en evidencia, e insisto, acude a tu médico lo más pronto que puedas que nadie mejor que él para tranquilizarte y darle respuesta a tus inquietudes.

27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo