Buscar
  • Stephanie Oviedo MD

DISRUPTORES ENDOCRINOS

Suena confuso pero es muy importante que aprendas de que van.


Son sustancias que interfieren con la función adecuada del sistema endocrino quien se encarga de la producción de las hormonas de nuestro cuerpo. Está comprobado que pueden llegar a alterar negativamente nuestras glándulas incluida la tiroides, la función cerebral, el metabolismo corporal, entre otros; además de interferir en el efecto de las hormonas en diferentes partes de nuestro organismo (las bloquean, modifican su síntesis y se acumulan en el tejido adiposo). Las hormonas controlan numerosas funciones en nuestro cuerpo regulando el desempeño del mismo.


¿Que enfermedades del sistema endocrino están relacionadas con los disruptores hormonales? La lista es larga: Cáncer de seno, cáncer de próstata, Cáncer de Endometrio, Cáncer testicular, Pubertad precoz, Infertilidad, Endometriosis, Menopausia prematura, Lupus, Asma, Alzheimer, Parkinson, Trastorno por déficit de atención con Hiperactividad, Dislexia y muchas más.


Estamos expuestos a estas sustancias desde que estamos en el útero de mamá y a lo largo de toda nuestra vida, causando un impacto lesivo por décadas.


Aquí te cuento sobre algunos de los disruptores que hasta ahora han sido estudiados:


  • Fitoestrógenos (hormonas vegetales que ingerimos a través de los alimentos y que son parecidos a los estrógenos producidos en el cuerpo humano). Estos fitoestrógenos en cantidades mínimas no son motivo de preocupación, pero cuando se ingieren a diario altas cantidades pueden interferir en muchos procesos hormonales. En hombres por ejemplo, puede afectar de forma nociva la fertilidad. Se encuentran en productos a base de soya.


  • Entre otros disruptores endocrinos encontramos: metales pesados, aditivos o contaminantes en alimentos, productos de cuidado personal, cosméticos, maquillaje con alta concentración de conservantes como los parabenos y bisfenoles.


  • El famoso BPA o bisfenol A: este se utiliza para fabricar resinas y plásticos que se encuentran en muchos productos como los tuppers, botellas de agua entre otros contenedores de alimentos. Se ha relacionado al BPA con daños en la función reproductiva, en el sistema inmune y daños neurológicos


  • Perclorato: se encuentra en el agua potable. Perjudicial específicamente para la función de la glándula tiroides ya que interfiere con la captación de iodo. Muchos países han regulado a un nivel mínimo la presencia de este componente en el agua tratada para evitar la aparición de enfermedad relacionada.


  • Triclosán: se puede encontrar en los antibacteriales, en el jabón líquido de baño, en la pasta dental. En estudios con animales se ha visto que se asocia con resistencia a antibióticos, además de cáncer de piel y daño a la tiroides.



¿Cómo prevenir la exposición a estas sustancias tan nocivas?



Leer la etiqueta del producto: por ley debe llevar una lista con los componentes del mismo. No compres aquellos que por ejemplo, no sean libres de BPA, busca artículos de aseo personal cuyos componentes sean naturales; si es posible orgánicos, cambia tus envases o contenedores de plástico por vidrio o biodegradables, trata de usar otro tipo de mercancía de limpieza; tales como el vinagre, limón, bicarbonato, reduce el uso de cloro o químicos fuertes. Lava muy bien frutas y verduras antes de consumirlas, ayuda a tu sistema inmune a hacerse cargo de estas sustancias: come balanceado, haz ejercicio, deja de fumar, de beber alcohol en exceso; un cuerpo sano trabaja más eficazmente para contrarrestar los efectos perjudiciales de estos elementos.





11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo